De chico imitaba la letra de los profes y hacia dedicatorias de maestro en los libros de los compañeros para que sus padres estuvieran orgullosos de su niño. Comunicación a tres bandas (conmigo cuatro) que no siempre acababa bien pero que ya apuntaba maneras.

Han pasado muchos años desde aquello pero no he parado de dibujar, ilustrar y maquinar como comunicar cosas en todos los medios y maneras que se me han ocurrido. Experiencia y oficio. Muchos clientes, muchos trabajos y muchos amigos. Muchas empresas que ahora venden más. Un trabajo que se ha hecho reconocible.

Es lo mío contar cosas, con dibujos, con letras, con colores. Primero en un pequeño estudio en la plaza del pueblo. Luego mercenario en la industria de la publicidad. Vuelta a trabajar en casa y por fin un estudio donde puedo trabajar a mis anchas. Gente que me ayuda, cafetera, cojín para el perro y sillones para las visitas.

Si lo que encuentras en esta web no te sirve para hacerte una idea en concreto de si te puedo ayudar en lo que necesitas, no lo dudes. Ven a verme y hablamos. ¿Te he dicho que tengo cafetera?